Archivo de la categoría: LECTOESCRITURA

LA ENFERMERA C CUIDA DE LA H MUDA

Estándar

Conocimos otro sonido nuevo de letrilandia “ch”

LA ENFERMERA C CUIDA DE LA H MUDA

Cuando los reyes le dijeron a la H que podría acompañarlos algunas veces y
además que casi siempre sería la primera, ella se sintió importante. Y también se sintió
feliz por comenzar palabras tan bonitas como: hielo, helado, huevo, hijo, hermoso,
hierba, hoja, hermana…
No estaba contenta del todo y a veces pensaba: “Si pudiera hablar, ¡qué feliz
sería!”.
Los reyes intentaron convencerla de lo importante que era, explicándole que si
alguien escribía las palabras donde ella debía ir sin ponerla, todo el mundo le llamaría
despistado. Pero la H no se quedaba muy convencida.
Un día, sin que nadie lo esperase, se solucionó el problema por casualidad. Había
estado en la calle pasando mucho calor, y por la tarde, cuando ya el Sol se estaba
marchando a descansar y la Luna había empezado su trabajo, la H bebió un vaso de
naranjada muy fría para quitarse la sed, con tan mala suerte que cogió un buen
catarro. Toda la noche estuvo tosiendo, y al día siguiente hubo que llamar a la
enfermera C, porque tenía mucha fiebre.
La enfermera pasó todo el día cuidándola sin poder ir de paseo con los
príncipes. Le controlaba la fiebre y le daba jarabe hasta que se mejoró… Pero, como la
H casi no había comido, se quedó muy pálida y con muy pocas fuerzas. La doctora T le
recetó que saliera a tomar el sol y el aire para ponerse fuerte, La enfermera C la
acompañaba y la llevaba del brazo. Iban calladas las dos ¿Cómo iban a hablar?
De pronto, justo cuando pasaban por delante del señor Estudioso, la H
estornudó: “Chisssss…, chissssss”, cada vez con más fuerza. El señor Estudioso se
volvió y se quedó sorprendido. ¡Esa letra no la había visto ni oído nunca!… No se dio
cuenta de que no era una letra, sino dos: la C y la H. Se puso muy contento y pidió:
“Hágalo otra vez.., por favor…hable otra vez del mismo modo..” Nuestras amigas
estaban asombradas: ¡Si ellas no habían dicho ni pío! Entonces la letra muda estornudó
otra vez”: chissss… chisss…”
-Eso, eso -palmoteó el Señor Estudioso-, ya tengo la letra que buscaba; quieta
que la dibujo… ¡Ya está! Gracias señorita CH. Ya puedo escribir chico,
chaqueta, chocolate, y muchas más.
El Señor Estudioso se fue corriendo, y nuestras amigas se quedaron
riendo al ver que no se había dado cuenta de que eran dos letras juntas.
Así fue como la H muda pudo hablar y colocarse en muchas
palabras igual que las demás letras. Y desde entonces, es la más feliz
de todas. ¡Ah! Cuando quiere hacer ruido, no espera a constiparse,
porque ha aprendido a estornudar sin tener catarro.
Recordad que si vemos a la mudita sola, no hablará; pero si va
acompañada de la enfermera C, hará el ruido del estornudo.
Todavía no termina la historia de la enfermera C. Aún solucionó
un problema muy difícil. Otro día lo contaremos.

LA LETRA H. LA MUDITA DE LETRILANDIA

Estándar

LA LETRA H. LA MUDITA DE LETRILANDIA

              Fichas h:
Mañana, conoceremos  un nuevo personaje del País de las Letras. Se trata de la letra h que es un poco desobediente. Os cuento lo que  le pasó:
              ” Todos  los habitantes de Letrilandia sabían que era peligroso caminar hacia la izquierda porque allí se encontraban los gigantes. Los papás y las mamás advertían a sus hijos de los peligros que podían correr si no respetaban esta norma, por eso siempre que salían de casa les recordaban la dirección hacia  la que debían caminar. Pero un día que nadie recordó nada a la “h” porque su papá y mamá  estaban de viaje, volviendo a su casa del bosque empezó a llover fuerte y con las prisas por refugiarse se dirigió hacia los árboles que estaban a la izquierda del camino y se perdió en el bosque que lleva al País de los Gigantes. Como estaba lloviendo y hacía mucho viento, se cayó y se mojó mucho; menos mal que el elefante del “príncipe e” la vió y la llevó al hospital.
              Se puso tan malita que se quedó muda para siempre. Por eso. la letra h estaba muy triste y pidió ayuda al “rey u” y a la “reina a”. A los que, después de mucho pensar, se les ocurrió que podía acompañar a los miembros de la familia real (a, e, i , o , u) en algunas palabras. Así la h volvió a estar contenta porque ya servía para formar algunas palabras. 
            Ahora nosotros/as tenemos que aprender cuáles son esas palabras preguntando a nuestros profes o a nuestros papás.”

Si queréis fichas imprimibles para reforzar el trazo de la h pinchad aquí: FICHAS DE LA H

EL TRAPECISTA QU.

Estándar

El “trapecista Q”  se quedó en Letrilandia después de que el circo actuara allí y él se quedara cojo tras un accidente que tuvo cuando hacía uno de sus números más difíciles, por lo que no pudo seguir trabajando como trapecista. 

El “rey U” le dio trabajo como su secretario, vivía con ell@s en el palacio y en sus ratos libres le gustaba ir a la cocina a ayudar, lo que más le gustaba era probar todo tipo de quesos aunque también preparaba ricos bizcochos.
Cuando se enteró del problema que preocupaba a la familia real, decidió ofrecerles su ayuda para solucionar las dificultades con la “princesa i” y con el “príncipe e”, pero como eran tan traviesos el “rey u” determinó que siempre les acompañaría leyendo el periódico y sin hablar. Por eso, la letra “Q” siempre la escribimos seguida de la u, pero la u no suena.
Como a la “e” y la “i” les encantaban los cuentos, el trapecista los distraía contándoles bonitas historias que hacían que se portasen bien.


El “trapecista Q” estaba super contento por poder ayudar al “rey u” y por los estupendos nuevos amigos que tenía.
Como de costumbre os dejo la divertida canción de este nuevo personaje del País de Letrilandia.
¡¡¡A cantarla!!!



También os dejo un nuevo juego de la serie “Jugando con las palabras”; esta vez para que jueguen con Las Estaciones ¡¡Seguro que pasan un  divertido rato jugando con estas nuevas palabras!!

Haz click sobre la imagen para jugar.

LETRA D, EL SEÑOR DEL DINERO.

Estándar

 

LETRA D, EL SEÑOR DEL DINERO

En el país de las letras , los reyes tienen mucha confianza en David, el señor del dinero, que se encarga de llevar siempre consigo una mochila con monedas para pagar todos los gastos de los reyes.

Un día, el Rey u le dijo a David que llevara al banco el dinero que habían ahorrado y ganado, pero que tenía que acompañarle Timbo, el elefante del principe e, como protección.

Al llegar al banco se encontraron con unos ladrones que querían llevarse todo el dinero que había, pero David y Timbo lograron desarmarlos y atarlos y llamaron a la policía.

Os muestro algunas canciones sobre la letra d.

También, un cuento de la letra d del “Zoo de las letras”. Espero que os guste.

Por último, un juego interactivo de la letra d de Daniel, el oso que come miel.

En una próxima entrada, publicaremos nuestros logros semanales.

CONOCEMOS A LAS HERMANAS N Y Ñ.

Estándar

LAS LETRAS N Y Ñ

Esta semana hemos comenzado con las letras n y ñ. La n y la ñ son las hijas gemelas de la señora de la montaña, la m.
Un día las gemelas n y ñ se perdieron en el bosque y no conseguian encontrar el camino de vuelta a casa. Mientras la n buscaba el camino la ñ lloraba asustada.
Afortunadamente, cuando ya anochecía aparecío la mariposa que encontró la señora m y les ayudó a encontrar el camino para volver a casa.
Desde aquel día la mariposa se quedó acompañando a la letra ñ para que nunca más tuviese miedo.
Por eso ahora podemos diferenciarlas, porque la ñ siempre va acompañada por la mariposa, y  la representamos con la rayita que se hace sobre ella, además de por su forma de hablar.
  Hemos cantado y bailado con su canción.




Para trabajar los trazos tenemos los siguientes vídeos:

LA DOCTORA T.

Estándar

LA DOCTORA T

En  estos días estamos conociendo a la doctora t,  hemos escuchado su cuento y  bailado con sus canciones, ahora estamos aprendiendo su grafía y viendo como suena cuando le da la manita a otros personajes del País de las letras.

Hoy hemos conocido a una nueva letra: la doctora t, Teresa, y la seño nos ha contado su historia:
En el país de las letras hay un hospital y la médica más importante es la doctora Teresa, que siempre va acompañada de su termómetro. En su sala de espera nunca faltan tebeos, un televisor, tartas de manzana, tubos vacíos, tijeras… todo ello para  los niños.
Un día la princesita i se puso enferma, ya que casi no comía, y fue al hospital, aunque no quería ir y lloraba. La doctora le recomendó que tomara tomates porque tiene muchas vitaminas, y en ese mismo instante hizo rodajitas un tomate, le echó aceite y sal y se lo dió a probar a la princesita. Le pareció tan sabroso que se hizo amiga de la doctora.
Aquí están las canciones y balie de la doctora T…

Para trabajar en casa…

LA SEÑORITA SILENCIO.

Estándar

LA SEÑORITA DEL SILENCIO       S

Esta semana comenzaremos a trabajar “La señorita del silencio S”, como veis nuestra aventura en el País de Letrilandia avanza cada día más y más. 
La historia de la letra “s” es la siguiente:
Un día llegó al país de las letras un circo que organizó un desfile para que los habitantes de Letrilandia los conocieran y fueran a ver sus funciones. Por las calles iban los payasos, las fieras, los músicos con trompetas y tambores . . . Mucha gente acudió a verlos y claro, se formó tal jaleo y había tanto tanto ruido que el rey U, que estaba en su palacio leyendo el periódico, se asustó porque no sabía qué pasaba. Por eso, decidió encargar el trabajo de guardián del silencio a alguien.
Tras escuchar a varias letras, el rey U decidió que fuese la “s” la que se ocupase de mantener el silencio en toda Letrilandia, ya que al escucharla hablar (sonido de la s) todos se quedaban en silencio, y si además si se ayudaba con el dedo, pues aún se hacía más y más silencio.
Os dejo la canción de la “señorita del silencio s”, que a vuestr@s niñ@s les gusta cantidad bailar y cantar.

También os dejo el enlace al juego “La Isla de las Letras” que a vuestros niñ@s les encanta. En ella, encontramos un bosque con animales salvajes, entre los que se encuentra la jirafa Sara. Junto a ella jugarán con la letra s; pueden reforzar la grafía de la letra, discriminarla visual y auditivamente en palabras . . .

 

Y ahora, a leer…